Lo llaman política

Posts Tagged ‘Políticos

¿Y quién no sabe quien es el cántabro más conocido como Revilla o Revilluca? Solo hay que tirar de internet y encontramos parte de su biografía, en una ficha del portal del gobierno de Cantabria o en la propia wikipedia.

Para hablar de una persona hay que conocerla, la mayoría de la gente lo conoce no solo por ocupar un puesto político de relevancia, presidente de Cantabria, y por estar en la picóta de la vida política reginal desde la dirección de un partido regionalista, aunque también se le conoce por sus actividades en el marco de la televisión, que nos han acercado más a un “personaje” que es fiel a si mismo, no se corta en sus afirmaciones y sus intereses han sido y siguen siendo defender, según él, los intereses de Cantabria.

Sobre él, también se han dicho muchas cosas, hay defensores y retractores, algo normal en política. Pero no cabe duda que su personalidad despierta un alto grado de afecto en muchos cántabros, puede ser que esa simpatía le ha hecho ganar más votos al PRC hasta llegar a ser la segunda fuerza política en Cantabria. Bueno, ya se sabe, lo que pierden unos, lo ganan los otros y el político mejor valorado se lleva más votos.

Pero esto solo son reflexiones, al final cada cual tiene la suya. Yo solo sé de Revilluca lo que leo y lo que me cuentan, que una vez me hice una foto con él y me cae bien. Ahora, eso sí, que nadie se piense que porque un político te caiga bien o se compartan ciertas ideas con un determinado partido se debe dejar de tener criterio propio. Así que animo a los lectores a que cuenten algo sobre este personaje de ¿Quién es quién?, por que estoy seguro que hay mucha gente que lo conoce mejor que yo.

 **Estos pobres de ARCA van y se atrincheran en una zona litoral superprotegida POL-la ley que te cagas. Se les va a caer el pelo.**

 

No voy a hablar de ETA, aunque sí de terrorismo. No del terrorismo de las bombas, los tiros en la nuca, la violencia callejera o la extorsión. No, de eso paso, que bastantes “analistas y analistos” le dedican horas y horas a la materia, sin encontrar solución alguna que no sea hacer acopio de munición (qué ironía) para disparar al contrario.

Mañana vuelvo a mis ocupaciones habituales, tras unas vacaciones pasadas por agua, frío, nieve, viento, y granizo. Que conste que estoy encantado, porque al menos este verano, tendremos agua. Y seguimos sin tener claras algunas cosas básicas.

En estos días de asueto y sobredosis de tumbing, he vuelto a asistir al bochornoso debate del “mal urbanismo”, por no llamarlo terrorismo inmobiliario. Una vez más, los culpables son un grupo de irreductibles ecologistas cuya única poción mágica es la ley, que fíjate tú, les suele dar la razón las más de las veces.

Una organización que básicamente va con una mano detrás de la otra a los sitios, sin grandes empresas (inmobiliarias por ejemplo) detrás de ellos para apoquinar cuando haga falta. Es tal su carencia de medios, que deben elegir muy cuidadosamente lo que hacen y cómo lo hacen, porque perder uno de sus pleitos es una auténtica ruina.

Y sin embargo, ahí siguen. Y siguen, porque se creen la ley, se creen el cuento ese del medio ambiente, y sobre todo, creen que algún día la sociedad se lo agradecerá. Yo no lo creo, y menos con una clase política que se pone de perfil cuando toca hablar de urbanismo. Una caterva de irresponsables que no entran al meollo de la cuestión porque todos tienen alguna cosa que meter debajo de la alfombra, todos tienen algún amiguete, o amigote, que saldría perdiendo en el envite, y porque, qué coño, que apechuguen otros, los que vengan después, que de momento las arcas siguen llenas para otros dispendios más gratificantes que hacer cumplir la ley.

El debate gira entorno a la inquina que tienen los ecologistas a unos pobres seres humanos que un día compraron una casa en el penúltimo atentado urbanístico de la región, el PUTO Cuco. De manera más fina y diplomática lo ha tratado recientemente uno de mis últimos descubrimientos en la blogosfera. Lo que era el Cuco, y lo que “ya no es”, porque no existe, porque ha desaparecido.

El tratamiento informativo siempre es el mismo, las víctimas son los compradores, los ecologistas… algo quieren, algo buscan, seguro que vienen con segundas, y tanto la clase política como la FADESA de turno, hablan de no sé qué soluciones.

Pero si es muy fácil. Las dos administraciones públicas implicadas (aunque en el caso del Gobierno de manera “interruptus”) que apoquinen. La constructora que se la envaine, y a los ecologistas, a ver si alguien da el primer paso, una medallita de oro, y pronto, porque como sigamos mirándonos al ombligo igual acaba siendo un corazón púrpura (con distintivo rojo que decimos por estos lares).

Y al legislador, o a quien corresponda, un pellizco para que haya cárcel si alguien se dedica a hacer en el planeamiento urbanístico animaladas de este tipo. Sí o sí.


Archivos

Flickr Photos

Top Clicks

  • Ninguna

Blog Stats

  • 44,547 hits