Lo llaman política

Posts Tagged ‘Parlamento

POR RAZONES AJENAS AL AUTOR LA COLUMNA DE LOS MARTES HA SALIDO EN MIÉRCOLES. APROVECHO PARA DECIROS QUE ESTOY DE VIAJE, ASÍ QUE LA ACTUALIZACIÓN DEL BLOG, AL MENOS EN LO QUE A MÍ SE REFIERE, IRÁ UN PELÍN “RELAJADITA”.

Se diga lo que se diga, se incumpla lo que se incumpla, se haga lo que se haga, al final, nunca pasa nada.

No es cuestión de que Javier Del Olmo vuelva a perder en los tribunales, o que esa misma justicia se lleve por delante al alcalde tránsfuga de Castro Urdiales. Ellos dos, son lo que son, y además dan ejemplos de sí mismos cada vez que abren la boca para volver a ahondar más en sus errores.

La cuestión es que no tengo tan claro que estas cuestiones acaben pasando factura a quienes las fomentan, ya sea el corporativismo del Gobierno Regional o el cortoplacismo del presidente del PP cántabro. Resumiendo, toda nuestra clase política, con los tres principales partidos a la cabeza.

El consejero de Industria y el alcalde tránsfuga no son los únicos casos en los que parece que no pasa nada. La digestión del último debate sobre la orientación política del gobierno ha sido otro ejemplo. Lo de orientación política, por cierto, me parece que define perfectamente lo que desde luego no es, un debate sobre el estado de la región.

Es de orientación política porque todo está orientado a mirar las cosas con un determinado cristal, que deforma la realidad, el verdadero estado de la región, que es lo que menos importa.

Ha sido este quizás uno de los menos presentables de los últimos años, dejando a las claras la crisis tan profunda que atraviesa el parlamentarismo en Cantabria (¿cuándo no lo estuvo?). Se llega a consensos en materias de segunda, o en cuestiones donde no queda más remedio, el resto va desde ocurrencias como “lo de La Remonta”, a las emboscadas parlamentarias de la oposición, que ha hecho acopio de iniciativas rechazadas en el pasado para engordar su interminable lista de propuestas.

Por lo demás, el debate constata que Revilla sigue sin tener claro como contribuir a frenar el cambio climático. Sí, como se lo cuento. El Presidente ahorra cada vez más energías, funciona a medio gas, con una mano en el bolsillo, sin despeinarse. Sin embargo, tala medio Amazonas con interminables discursos (ya van dos años) en los que el objetivo es pasar de las dos horas y media… como sea.

Enfrente un impotente y descolocado líder de la oposición, que aunque le pone mucha pasión, y le dedica muchas horas, sabe de antemano que está frente a un muro, contra el que “sus cócteles Molotov”, quedan en fuego de artificio efímero, breve, inútil.

Con esos mimbres es difícil sacar algo más de un debate en el que los grupos que apoyan al gobierno merecen no más que esta frase para que resumamos sus aportaciones.

Estos 39 señores son los que atravesarán con nosotros esta crisis, (sí señor Berriolope, crisis), o como la alta velocidad de altas prestaciones, en versión dual solo para Cantabria porque somos los más guapos… llegará más tarde, bastante más, que el fin de la crisis (que sí, escuche a Rafael de la Sierra).

Aquí al menos, y podemos darnos con un canto en los dientes ya que no tenemos debates estériles y artificiales sobre nuestra identidad, ni tenemos que hacer inmersiones lingüísticas con el idioma del terruño de turno (¿por qué no apostamos por el inglés en la misma medida que otros lo hacen con las lenguas autonómicas?), ni tan siquiera tiramos el dinero del contribuyente en aprobar “consultas populares” irrealizables.

Vamos, que podía ser peor.


Oscar San Emeterio

Qué estrés. Yo que quería tomarme la tarde-noche libre resulta que tengo a un Consejero imputado por dos presuntos delitos.

En el Puerto sé que más de uno estará a esta hora por la enésima botella de champán, y si Tomasín tuviera mi móvil me habría frito ya a mensajes del tipo “te lo dije”, “por no hacerme caso”.

En Joaquín Costa, Nacho Diego habrá reunido a su guardia de corps para diseñar la hoja de ruta parlamentaria y ante los medios de comunicación que harán de estos próximos meses un auténtico calvario para Del Olmo, que verá como lo de GFB era un juego de niños.

El protagonista de mi anterior post ya sabe que tiene tarea por delante, y nada más tomar posesión habrá “Houston Houston… we have a problem…”

Y lo triste de todo esto es que Del Olmo no va a dimitir.

¿Es culpable? Todavía no, pero si se queda, el juicio paralelo, vestido de debate político a cara de perro, va a ser una constante. Al menos una cosa juega a su favor, el periodo de sesiones parlamentarias está en su recta final.

Pero claro, enfrente tiene 17 diputados que se van a dejar la piel en arrancar la suya a tiras, haciendo todo el ruido posible en los medios y fuera de ellos para que se sepa que desde tiempos de Horchi no teníamos un Consejero del Gobierno imputado por dos presuntos delitos. Los matices, los detalles, las explicaciones, y las justificaciones son lo de menos. Hay material de sobra para hacer sangre.

Con este panorama, y con un congreso del PSC PSOE por delante, Del Olmo podría seguir el ejemplo que otros en su situación han ofrecido a sus ciudadanos… en otro país… faltaría más.

Después de ocho años trabajando hoy he recibido mi primera acreditación para poder acceder a una institución, concretamente para la Autoridad Portuaria. El trámite ha debido de llevar como medio año, pero finalmente hoy, tras firmar no sé cuantos papeles más, pasar dos controles y la mirada escrutadora de un funcionario portuario, ya tengo mi acreditación. Además me sirve para pasarla por un detector infrarrojos que me permite acceder a la zona noble. En fin, como tampoco voy nunca, no creo que la use demasiado.

Aparte de las que cada año nos hace la UIMP, que debe quemar nuestros datos al final del verano, ya que al año siguiente nos los vuelven a pedir, en el resto de instituciones de cierto renombre no existe el término acreditación.

En el Parlamento, donde presumo que los guardias de seguridad me conocen de vista, intenté, al llegar a la radio en el 2000 hacerme con una acreditación. Todavía estoy esperando la respuesta. Tras una primera época en la que tenía que enseñar hasta el libro de familia, hoy en día todo se reduce a un cruce de miradas, y si no oyes ninguna voz o silbido amenazante de algún guarda despistado (con mala memoria visual) pasas sin más.

El Gobierno Regional, a pesar de estar en un edificio moderno, sobre todo en comparación con el antiguo de Casimiro Sainz, funciona parecido al Parlamento, aunque con matices. A veces te dejan entrar por la puerta que se utiliza para salir, y así evitarte el detector de metales, pero la mayoría de los casos hay que pasar por donde todo el mundo. La ventaja es que como la sala de prensa está justo detrás de los guardias de seguridad, con señalar en su dirección y mascullar algo parecido a “venía a la….” y ellos rapidamente te dejan pasar, sin registrate ni nada.

Yo tuve en su día un problema con uno que se debía pensar que era el sheriff de Peña Herbosa, pero lo cierto es que desde que utilizo el recurso del dedo y las palabras entre dientes sobre mi destino, no he vuelto a tener problemas.

En el Ayuntamiento de Santander la cosa ha ido por fases. Primero no había control alguno. Después pusieron control y todos teníamos que enseñar el DNI. Luego empezamos a utilizar la puerta de personal, que es la de salida habitual, y como a los polis locales que custodian la entrada les sonamos hacíamos un gesto con la cabeza, o buscabamos una mirada cómplice, y adelante. La última vez que he ido me han hecho enseñar el DNI otra vez. No quiero pensar mal, creo que los policías eran distintos a los que están habitualmente.

En definitiva, que aunque varían ligeramente, las fórmulas para acceder son básicamente las mismas en todos los sitios. Por eso me ha llamado tanto la atención lo de la Autoridad Portuaria. Tanta profesionalidad para una visita al mes como mucho, mientras que en otros sitios basta con ejercitar el cuello.

Competición de chascarrillos en el Pleno del Parlamento, y eso que estaban presentes los alumnos de 2º de la Facultad de Derecho…

Empezó la sesión con una de esas propuestas desternillantes del PP pidiendo pactos a base de insultos, descalificaciones y sombras de sospecha sobre los altos cargos. No estoy diciendo que no haya sombra de duda sobre la gestión del gerente del SCS, pero lo que sí es cierto es que si sacamos de su propuesta esa parte, el resto creo que era asumible por PRC y PSOE.

A cambio, un debate sobre la futura ley de altos cargos del gobierno, recuerdos a que el PP apoya un tránsfuga en Castro Urdiales, y desde el PSOE, petición de ir al juzgado cuando se crea que alguien del Gobierno incurre en ilegalidades.

Después de ello, una propuesta más que asumible y que sin embargo no sólo siguió el mismo camino que la anterior, sino que desembocó en la fallida ridiculización de Cristina Mazas. La diputada popular pedía un plan para bajar la inflación (no inflacción, señor Berriolope) y lo que obtuvo fueron chanzas y ocurrencias de Berriolope y de Pérez Tezanos.

Con mucho temple, la Mazas les devolvió el desplante dejando claro las lagunas de ambos en cuestiones económicas, recordando que lo mismo pedía Agudo cuando hacía congresos en un autobús, y que Cataluña está en un plan similar. Empate a uno.

Turno para que saliera Ignacio Diego a cantarle las cuarenta a Revilla. Lo que le cantó fueron cuarenta preguntas (alguna menos) aunque por escrito solo planteó una. Revilla, respondió a lo escrito pero también hizo otras dos cosas.

Por un lado acusó al PP de querer que pierda el Racing, que llueva en Cantabria o que no abra GFB, vamos, el mal para Cantabria, y de paso, se puso a disposición del detector de mentiras.

A Diego se la puso a huevo: “si usted se somete al detector de mentiras lo revienta”, y de paso, “ni se le ocurra pensar que nosotros somos tan malas personas”. Esta se la apunto a Nacho, que además dejó a Revilla sin tiempo para rebatirle… y no es la primera vez.

Finalmente, el PP ha preguntado por qué Del Olmo mintió en el Pleno del día 14. Lo que en principio empezó como una diferencia de criterio sobre lo que es mentir o no, con Del Olmo afirmando, textual, que rechazaba de forma unánime lo de haber mentido (unánime consigo mismo será), acabó con dudas sobre su pasado, los despidos en la autoridad portuaria… y todas esas cosas que denunciaba Tomasín en el Cántabro Perplejo.

Del Olmo, que jugó mejor con los tiempos, tuvo tiempo de afearle su conducta a la diputada popular, María Antonia Cortabitarte, que de todas formas dejó en el aire una serie de dudas sobre el contenido de un CD que les facilitó el propio Del Olmo sobre el PSIR de Marina de Cudeyo, y que no contenía lo que habían pedido… sino otras cosas. ¿A qué documentos se refiere la diputada? ¿Qué fotos?

A ver si encima vamos a tener que sacar ahora una versión cántabra de Interviú con posados y robados… lo que nos faltaba.

P.D.: Ilde planteó también un pregunta sobre cosas de la cuenca del Besaya, pero como no me quedé a escucharlo, pues no sé como fue el debate… aunque me lo imagino.

Antes de que de forma puntual diera inicio, ya se había producido la foto del pleno. Un saltarín e inquieto Javier Del Olmo hacía su entrada al salón de plenos, entre risas, bromitas, miradas cómplices y un apretón de manos que provocó los flashes de los fotógrafos que estaban al loro de la escena. Su media naranja… Ángel Agudo.

Del Olmo tiene por costumbre hacer siempre lo contrario de lo que esperas que haga, sobre todo en temas de protocolo, que se la traen al pairo. Lo de Agudo, posiblemente, una foto para cerrar algunas bocas, que insisten en que la guerra entre ambos está servida desde hace tiempo.

Era un pleno el de esta tarde en el que se esperaba con verdadero interés la intervención y posicionamiento del Gobierno sobre el caso SEOP, su suspensión de pagos y los efectos de la misma sobre la obra pública que se ejecuta en la región.

Agudo, fue el encargado de salir a calmar los ánimos, aunque antes se las vió con Ildefonso. La verdad es que el portavoz municipal del PP en Torrelavega, diputado que estrena escaño, es todo un espectáculo, que despliega sus artes de esforzada oratoria, leyendo, sus textos de cosecha propia, que aunque ingeniosos en superficie, son fácilmente desmontables por alguien tan experto en las lides parlamentarias como el ex-comunista de la Inmobiliaria. Este último dato lo comento porque Ilde lo ha soltado hoy en su intervención, para ilustrar sus peticiones sobre ese popular barrio torrelaveguense. Agudo, nos aclaró que la sede de su ex-partido estaba allí, y es más, él mismo, nació en ese barrio.

Pasado el barullo de Ilde y el calentamiento de Agudo, vino la decepción. Cristina Mazas, tras la correspondiente lección de economía mundial, le preguntó a Agudo por las obras de SEOP en la región, y Agudo, se las dijo. ¿Y cuántas no saldrán adelante? Pues casi ninguna, y la única que corre algo de peligro es la del centro de salud de Camargo… que se acabará haciendo, aunque con algún retraso.

¿Y el aeropuerto y el tramo La Encina-Torrelavega? Ah, se siente, eso son cosas del Estado. Y fin del debate.

Por lo demás, la sesión no dió para mucho más, si exceptuamos la acusación abierta de la Buruaga al gerente del SCS de ser un tío de dudosa reputación en temas de gestión. Dicho así, sin un juez de por medio, ni nadie que pueda probar lo mismo o lo contrario, es normal que el Consejero de Sanidad se pusiera de muy mala hostia. Algo no habitual en él, y que sólo María José, con sus ¿malas? artes parlamentarias puede conseguir sin demasiado esfuerzo.

En definitiva, mucho cuerpo a cuerpo PP – PSOE, y el PRC a verlas venir… que ya vendrán.

No me extraña que algún fracasado en el derecho se haya pasado al periodismo, obviando la carrera y la calle, optando directamente a escribir columnas. No me extraña porque es bastante más edificante que chuparte dos horas y media de comisión parlamentaria con Javier Del Olmo, que como poco es una experiencia infumable (ya amenaza con otra comparecencia después del 6 de mayo).

El caso Suyesa y el Tocoyeso frente al peligro estructural que supone en si mismo el PP y su forma de hacer política. Hoy se han tirado con todo en la sala de comisiones, con Del Olmo de protagonista, que aparte de confirmar algún que otro titular y admitir alguna que otra acusación del PP, se ha dedicado a castigarnos con la historia de la otrora SUYESA hoy GFB, primero en Reinosa, ahora en Marina de Cudeyo.

Machaconamente nos ha recordado de palabra y en la pantallaza de plasma, que Sieso se hizo la foto, y que mintió, al igual que hizo Pedro Nalda, sobre las posibilidades de Suyesa en Reinosa. Claro, era época electoral, y ya se sabe que en esas circunstancias, los políticos pueden prometer y prometen.

Martin Berriolope ha caído en la demagogia de calificar al PP como el mayor obstáculo para que las empresas se instalen en la región. Digo demagogia porque si bien es cierto que a través de “su consejero mediático” (el término no es mío) tocan las narices más que hace unos meses, tampoco es menos cierto que cuando no hay materia no se critica. Ahí tienes Haulotte, que casi sin meter ruido, funciona y nadie ha criticado (sería de locos) su instalación en nuestra región.

Pérez Tezanos, que siempre le da un aire diferente a los esperados argumentos de apoyo al socio de gobierno, ha deslizado aquello de que “si meten tanto ruido igual es que tienen algo que ocultar”. Una liebre que no ha seguido nadie, y que no sé si salió a colación como figura retórica, o es que hay algo que él sabe y no cuenta, o quizás, que lo saben todos, pero no conviene sacarlo a colación precisamente ahora.

La diputada popular, María Antonia Cortabitarte, estuvo contundente. Quizás se le pudo ir la mano en ciertas aseveraciones, pero dejó en evidencia a Del Olmo en varias cuestiones, algunas incluso admitidas por él como la falta de confianza en el socio mayoritario, o el hecho de que no se hiciera el peritaje de la maquinaria en tiempo y forma.

Tras escuchar a Del Olmo sigo sin tener claro si GFB será realidad algún día o no, así que de plazos mejor ni hablamos. Sí tengo claro que si me toca volver a una comisión en la que él comparezca me sentiré como una perdiz torturada, vilmente, con una historia en la que al final no sabes a quien creer.

A pesar de las tres horas y media de duración, el pleno de ayer no ha sido el más tedioso de los que he presenciado, aunque sí bastante previsible en términos generales.

Se salió del guión el popular Luis Carlos Albalá, que quiso castigar a los presentes con ¡más de una hora de debate! sobre el Plan de Puertos. ¿Es que los debates deben ser más cortos? No, no es eso oiga, es que resulta que estaban todos de acuerdo, y PRC y PSOE, con buen criterio, no tenían ni puñetera gana de debatir sobre consensos, y menos aún sobre disensos forzados. Lógica la apelación de Martín Berriolope a los Derechos Humanos, el debate iba contra toda lógica y contra la salud mental de los presentes, de eso no hay duda.

Curioso fue también el debate sobre el Archivo y Biblioteca de Cantabria, en el que se mezclaron las contradicciones del PP (que después del desastre de la Filmoteca, queda muy tocado para hacer lo propio con las pelotas de Marcano), con los continuados intentos del Consejero de Cultura por recordar que la obra era de los tres principales partidos de la región y que en breve podríamos disfrutar de ella. A eso hay que añadir sus continuas referencias al romance, tórrido, intenso y apasionado que mantiene unidos en una suerte de menage a trois a Marcano, De la Serna y Torrellas, con la gestión cultural de Santander como disculpa. De tan empalagoso con el tema Marcano se pasa, y hasta provoca el efecto contrario, ¿qué estarán tramando estos tres?

Los depósitos de CO2 volvieron a la Cámara en un debate que la demagogia del PP y la falta de conocimientos técnicos de sus señorías, sirvieron para banalizar el tema entre monóxidos, dióxidos, gaseosas, y burbujas de champán. Es un debate mal llevado, necesario, pero mal llevado, ya que deberían ser los expertos quienes con serenidad y lenguaje pegado a la calle explicaran para qué sirven esos depósitos, cómo funcionan, su seguridad, sus beneficios, sus peligros…

Y para cerrar La Remonta, con una batería de preguntas que dividiría en dos fases. La primera con un atropellado Kiko Rodríguez Argüeso, que al dar con un muro de hormigón (Gorostiaga) se desesperó en busca de un gesto de complicidad entre los bancos de la oposición, la presidencia de la cámara, o el del carrillo de los helaos.

La actitud de Gorostiaga, fue de pasotismo. Eso no quita para que no puede disimular la gran cagada que ha provocado esta mini-crisis, que por mucho que se saque de quicio, acabará con un acuerdo a tres, y con el hermano de Pesquera buscándose la vida en otros lares, no puede ser de otra forma.

Decía que la cosa se dividió en dos partes, ya que en el rush final, en la última pregunta, cuando Kiko ya no podía más, con los nudillos rotos de golpear la pared sin conseguir nada de nada, salió El Chiquillo, que una vez más volvió a dejar claro que está a años luz de la mayor parte de quienes conforman este nuestro Parlamento. En unos minutillos volvió a encaminar el debate, nos puso a todos en antecedentes, y le puso la muleta a Gorostiaga… era la última oportunidad. Pues no pudo ser, porque al final, dos no debaten si uno no quiere, y a Gorostiaga el debate no le interesa, aunque sí que se solucione todo este entuerto para empezar a construir las viviendas cuanto antes.

Así que tras dejar claro que el debate no iba con ella, se marcó una frase que dará que hablar: “si fui capaz de convencer a Piñeiro, ¿cómo no voy a ser capaz de convencer de De la Serna? Razón no le falta.


Archivos

Flickr Photos

Tokyo

Moke Lake

HUMMER

Más fotos

Top Clicks

  • Ninguna

Blog Stats

  • 44,524 hits