Lo llaman política

Archive for the ‘Cantabria’ Category

No voy a decir aquello de que “esta es la carta que nunca quise escribir” porque tampoco creo que haya que dramatizar, pero sí es cierto que me siento ante la pantalla con un gusanillo en el estómago, preludio de un momento de esos que marcan tu vida, y en el que un precipicio de incógnitas asoma bajo tus pies.

Tengo que dejaros porque os tengo el suficiente respeto como para no pretender venderos una moto que no podría colar, entre otras cosas porque a mí se me da fatal eso de ir en contra de mis convicciones.

Tras ocho años en Onda Cero y más de tres en la blogosfera, así como mis dos mesecitos de columnista en El Mundo, tengo que decir a todo hasta pronto, no tardaré en volver… punto y aparte.

No me voy muy lejos físicamente, que va, todo lo contrario, estaré en la trinchera de enfrente, poniendo buena cara y mejores argumentos a mis nuevos jefes, que tienen ante sí la nada fácil tarea de recuperar el poder político regional, asín, para empezar.

Sí, me voy al PP, que quiere poner en marcha un ambicioso proyecto de comunicación para el que cuentan conmigo.

Me voy con ellos porque han sido los únicos que han llamado a la puerta con una propuesta seria y concreta, y también porque necesito cambiar de aires, oxigenar mi periodismo militante, y aprender, mucho, sobre lo que se cuece al otro lado, algo de lo que he opinado mucho pero de lo que no he ejercido nunca.

Atrás quedan ocho años en la radio donde siempre quise trabajar, porque queda de frente por el medio y no en las trincheras de unos y los otros, el día y la noche, el ruido.

Me cuesta dejar mi todavía empresa aunque solo sea por el agradecimiento que le debo por haberme recibido como chaval y abrirme las puertas como hombre, profesional, con criterio.

Tengo motivos para irme… y para quedarme.

Atrás dejo unos compañeros con los que he vivido de todo, que siempre me han respetado como profesional y que me han dado mucho cariño en lo personal. A ellos les voy a seguir teniendo cerca y sé que los echaré de menos. Gracias a todos.

En cuanto a mi querida blogosfera, ¿qué os voy a decir? Sé que los buenos amigos estarán muy jodidos porque me leyeran mucho o poco, se identificaran más o menos, sé positivamente que valoraban mi aportación a este mundo virtual, donde si no salen nuevas voces, plurales también, para hablar de más cosas, más veces, con más gente, se corre el peligro de caer en el ombliguismo. Hacen falta más bloggers por estos lares.

Para quienes no entiendan esta decisión, o la consideren una pequeña traición, e incluso para aquellos que les parezca lógico (ya que en el fondo este era un facha de toda la vida), cada uno es libre de pensar lo que quiera. No hace falta hacer siquiera sesudos ejercicios de memoria para conocer lo que pienso de nuestra clase política. El archivo queda ahí para su consulta.

Ahora bien, entiendo que ni es lógico morder la mano que te da de comer, ni tampoco la de los demás, por aquello de la credibilidad. Que se mojen otros, que yo ya me calé hasta las patas.

Espero viajar un poco más y hacer un poco más grande mi colección de bitácoras. En cuanto a la gestión de Lo llaman política, queda su nómina de colaboradores que espero lo mantengan a flote. Aprovecho estas líneas para pediros, colaboradores míos, que me hagáis llegar vuestras reflexiones al correo para tomar una decisión definitiva.

No quiero entretener más al personal. Os seguiré leyendo, quizás os deje algún que otro anónimo, pero tengo que despedirme, dejar sitio para otros, apartarme… observar.

Gracias.

Etiquetas:

El de la actualidad, no asustarse. Tras una semana achicharrado por tierras levantinas, a caballo entre la Región de Murcia y la Comunitat Valenciana, los veintipico grados de la tierruca se agradecen. Quizás echo de menos entrar al mar o a la piscina y no congelarme en el intento, acostumbrado al caldo templado de aquellos lares.

Me perdí la visita de los Reyes a Comillas, y ya me jode, porque no tienen por costumbre los Monarcas acercarse mucho por aquí, y para una vez que vienen los dos. Si una cosa he observado desde la distancia, y no me refiero a la Real Visita, es que Lola va apareciendo más en las fotografías, va a más saraos, de la mano de Revilla, pero va. Se notan… ciertas cosas en su entorno.

Sin embargo habría que ponerle un cero al consejero de Medio Ambiente, y de paso un curso acelerado con Marcano. Me explico. Resulta que los Príncipes se han pasado por nuestro pabellón de la Expo de Zaragoza, y en la foto que hoy publica el DM, resulta que Martín, no está. Seguro que tenía mil cosas que hacer, y que la ausencia está perfectamente justificada… pero Marcano esa foto no se la pierde. Aún queda mucho que aprender en el PSOE en ese sentido.

Marcano por cierto no sólo no desaprovecha foto alguna (algunas las fuerza en exceso para desesperación de los fotógrafos, aunque eso es otra historia) sino que te monta un sarao por menos de nada. Lo de la UNESCO y las cuevas de la Cordillera Cantábrica ha sido la última excusa, en Puente Viesgo, con la exótica presencia del consejero de Sanidad en el singular evento. Será que no había ningún socialista de relumbrón disponible y tiraron del bueno de Truan, que no sabe decir que no.

Acabo de ver también como De la Serna le pone fecha al Cabildo, 2010, para poner en marcha uno de esos rimbombantes planes que esperemos sirvan para sacar del ostracismo a este barrio tan de actualidad en los últimos tiempos por motivos, en general, nada agradables para sus habitantes.

Y sobre todo, mucha UIMP, ministros, sindicalistas grandes y pequeños… sin olvidar las cuitas judiciales de Del Olmo, aunque eso da para un serial al que nadie sabe poner el punto final y acabará como el rosario de la aurora, al tiempo.

POR RAZONES AJENAS AL AUTOR LA COLUMNA DE LOS MARTES HA SALIDO EN MIÉRCOLES. APROVECHO PARA DECIROS QUE ESTOY DE VIAJE, ASÍ QUE LA ACTUALIZACIÓN DEL BLOG, AL MENOS EN LO QUE A MÍ SE REFIERE, IRÁ UN PELÍN “RELAJADITA”.

Se diga lo que se diga, se incumpla lo que se incumpla, se haga lo que se haga, al final, nunca pasa nada.

No es cuestión de que Javier Del Olmo vuelva a perder en los tribunales, o que esa misma justicia se lleve por delante al alcalde tránsfuga de Castro Urdiales. Ellos dos, son lo que son, y además dan ejemplos de sí mismos cada vez que abren la boca para volver a ahondar más en sus errores.

La cuestión es que no tengo tan claro que estas cuestiones acaben pasando factura a quienes las fomentan, ya sea el corporativismo del Gobierno Regional o el cortoplacismo del presidente del PP cántabro. Resumiendo, toda nuestra clase política, con los tres principales partidos a la cabeza.

El consejero de Industria y el alcalde tránsfuga no son los únicos casos en los que parece que no pasa nada. La digestión del último debate sobre la orientación política del gobierno ha sido otro ejemplo. Lo de orientación política, por cierto, me parece que define perfectamente lo que desde luego no es, un debate sobre el estado de la región.

Es de orientación política porque todo está orientado a mirar las cosas con un determinado cristal, que deforma la realidad, el verdadero estado de la región, que es lo que menos importa.

Ha sido este quizás uno de los menos presentables de los últimos años, dejando a las claras la crisis tan profunda que atraviesa el parlamentarismo en Cantabria (¿cuándo no lo estuvo?). Se llega a consensos en materias de segunda, o en cuestiones donde no queda más remedio, el resto va desde ocurrencias como “lo de La Remonta”, a las emboscadas parlamentarias de la oposición, que ha hecho acopio de iniciativas rechazadas en el pasado para engordar su interminable lista de propuestas.

Por lo demás, el debate constata que Revilla sigue sin tener claro como contribuir a frenar el cambio climático. Sí, como se lo cuento. El Presidente ahorra cada vez más energías, funciona a medio gas, con una mano en el bolsillo, sin despeinarse. Sin embargo, tala medio Amazonas con interminables discursos (ya van dos años) en los que el objetivo es pasar de las dos horas y media… como sea.

Enfrente un impotente y descolocado líder de la oposición, que aunque le pone mucha pasión, y le dedica muchas horas, sabe de antemano que está frente a un muro, contra el que “sus cócteles Molotov”, quedan en fuego de artificio efímero, breve, inútil.

Con esos mimbres es difícil sacar algo más de un debate en el que los grupos que apoyan al gobierno merecen no más que esta frase para que resumamos sus aportaciones.

Estos 39 señores son los que atravesarán con nosotros esta crisis, (sí señor Berriolope, crisis), o como la alta velocidad de altas prestaciones, en versión dual solo para Cantabria porque somos los más guapos… llegará más tarde, bastante más, que el fin de la crisis (que sí, escuche a Rafael de la Sierra).

Aquí al menos, y podemos darnos con un canto en los dientes ya que no tenemos debates estériles y artificiales sobre nuestra identidad, ni tenemos que hacer inmersiones lingüísticas con el idioma del terruño de turno (¿por qué no apostamos por el inglés en la misma medida que otros lo hacen con las lenguas autonómicas?), ni tan siquiera tiramos el dinero del contribuyente en aprobar “consultas populares” irrealizables.

Vamos, que podía ser peor.


Oscar San Emeterio

Plano fijo: Miguel Ángel Revilla, dos horas y cincuenta minutos hablando. Nos vamos a poner a la cabeza de las regiones españolas más avanzadas, antes era de España en general. La cosa mejora.

Sesión de la tarde: Interviene el PRC (estamos de acuerdo con todo). Interviene el PSOE (nosotros también, todos y todas, miembros y miembras). Interviene el PP (somos la oposición y aquí no hay más que hablar, somos la oposición y aquí no hay más que hablar…)

20:00 – SMS de Rafael de la Sierra a Revilla: “Dile que sí a todo a Diego, que tenemos que ir a ver el partido”.

20:01 – SMS de Kiko a Ignacio Diego: “Ofrecele consenso a Revilla y que le den, que llegamos tarde a ver el partido”.

20:45 – SMS de Berriolope a Lola: “Yo me hubiera quedado debatiendo. Esto, desde que no existe la URSS ya no es lo mismo, así que animaré a España”.

VAMOS ESPAÑA

VIVA LA ROJA

PODEMOS…

Y SI NO GANAMOS… QUE NO GANEN LOS ALEMANES JOLINES.

**ACTUALIZACIÓN: Mirad lo que publicaba ARCA hace un par de días. Toda una declaración de intenciones… y de realismo. 

Siempre lo he dicho, José María Mazón es una mina a la hora de hacer declaraciones. Hoy ha comparecido para hablar de como va eso de salir del embolao de las sentencias de derribo. Sí, esas más de 500 viviendas a derribar y que a modo de peonza (un instrumento lúdico muy de moda últimamente) dan vueltas sobre si mismas día tras día, mes tras mes, año tras año… década tras década (algunas sentencias son de cuando el cambio de milenio).

Mazón consideró que en Arca “son realistas” y pueden tener una visión de las cosas “más amplia que la estrictamente medioambientalista”, por lo que en algunos casos podrían tener “algo de flexibilidad”. “Tenemos que ser realistas y, a veces, los daños que se pueden producir son mayores que las soluciones”.

Pero como se puede tener tanto morro, por Dios y por la Virgen de Valvanuz. ¿Realistas? Señor Mazón, ser realista es denunciar algo que va contra la ley, ganar en los tribunales y pedir que se ejecute lo sentenciado. Eso sí es ser realista.

Lo que no es realista es haber suscrito una vergonzosa declaración unánime en el Parlamento en la que se comprometían a comprometerse con los compromisos comprometidos no se sabe muy bien con quien y para qué… y que encima, a fecha de hoy, ni siquiera la han cumplido.

Déjense de como legalizar esta o aquella casa y dedíquense a indemnizar a los afectados, y a tirar las casas, tal y como les dicen los tribunales. Que sí, que ya sé que lo tienen que tirar los ayuntamientos, administraciones irresponsables en el pasado que con esta gracia han hipotecado su futuro. Arréglense ustedes, echenlé voluntad politica, y por favor, dejen de poner a los ecologistas en el disparadero.

Que alguien me lo explique, que no lo entiendo.

LETRAS DEL INFIERNO, por Fernando Collado ( publicado en El Mundo Hoy en Cantabria el 23 de junio de 2008 )

“La audiencia demanda cada vez más la ficha de las informaciones, como si fueran los ingredientes de un batido a punto de caducar”
Algunos políticos cántabros deben pensar que el periodismo es el infierno, ese lugar en el que plumas de fuego incineran a algunos personajes sin más, donde la información se mezcla con la opinión y el articulismo es tan alegre que se puede practicar con medio dedo de frente. La inflación de soportes es tanta y tan pintoresca que pasan por generadores de opinión personajes que lo tendrían complicado para decir algo ecuánime en una asamblea de vecinos. ¿La culpa?, de los editores. Ya no se puede invitar a cualquiera a cenar a casa porque acaba por romper la vajilla. El esperpento llega a cuestionarlo todo, incluso la mayoría democrática por la que fue elegido Revilla al frente del Gobierno, en una carrera de intrépidos que se disputan el título de campeón del mundo en contarla más gorda.

El monte del periodismo se ha convertido en orégano fácil, faltar a la verdad no tiene a veces castigo -no digamos la demagogia-, ya nadie pide un carné para identificar a un informador y da la sensación de que la proliferación de plumas y plumazos en lugar de beneficiar a la libertad de Prensa, o a la del ciudadano, ha acabado por intoxicarlo todo.

Desconozco por qué hay que tener una licencia en regla hasta para llevar a un perro por la vía pública y, sin embargo, nadie exige nada a personas individuales o empresas que pueden ejercer como periodistas sin serlo. Sacar a la luz un gratuito o un periódico en internet es más fácil que montar una tienda de chuches, luego algo falla.

La licenciatura o el carné no hacen al periodista, eso es cierto, pero el ’hacinamiento’ es ya tan evidente que los legisladores habrán de plantearse algún día qué requisitos son necesarios para lanzar una empresa informativa: carné, experiencia probada, prestigio, responsabilidad…

Se puede manejar un coche sin permiso de conducir, pero ello no significa que sea legal. Lo cierto es que la audiencia demanda cada vez más la ficha técnica de las informaciones, como si fueran los ingredientes de un batido a punto de caducar, y hace bien por salud democrática.

Si ustedes me preguntan si Cantabria -y España- necesita medios informativos fuertes, con una economía solvente, una línea editorial clara y periodistas que cuenten noticias, además de articulistas y editorialistas que las comenten, les diré que sí.

Porque no es ni más ni menos que el espíritu de la democracia, esto es, la libertad de expresión sobre la base del respeto y el pluralismo en su abanico más amplio. Ello, sin embargo, nada tiene que ver con el pseudoprofesionalismo -por definirlo suavemente-, el cajón de sastre donde lo mismo se borda que se desborda, los textos con sabor a tocino rancio o la demagogia como ‘lead’ de cualquier (des)información.

De ‘droite a gauche’ -o al revés, tanto monta- el panorama está ciertamente nublado. Que los políticos tomen partido es lo que se espera de ellos, que lo hagan los periodistas sobre bases ciertas es también deseable -la opinión bien fundamentada es en ocasiones tanto o más apreciada que una buena información-, pero pasar de ahí lleva al estrépito.

Como dijo Abraham Lincoln, puedes engañar a todo el mundo algún tiempo y a algunos todo el tiempo, pero no podrás engañar a todo el mundo todo el tiempo.

Gracias a la generosidad de Quique Gordaliza y Rojoyverde, he podido pasar una semana especialmente intensa sin apenas dar señales de vida… blogueras. Y no será porque no hay cosas para contar.

Estuve en el encuentro que cada año organizan los de la Asociación de Periodistas de Información Económica, la APIE, que aunque para un lunes a primera hora de la mañana es droga dura, no es menos cierto que en los turnos de preguntas uno recuerda cómo se debe tocar las narices a un político o a todo un presidente del BBVA.

Espero que Agudo, que estaba presente y en su breve intervención dejó alguna interesante reflexión, aprenda que la libertad de expresión es eso, auditar la información continuamente y tratar de ir un poco más allá. La ola se hace en los estadios, cuando tu equipo gana En el resto de casos es caer en el patetismo. Chapeau por los compis de Madrid y sus incisivas preguntas.

El encuentro de la APIE es el aperitivo que cada año se encarga de vestir la semana en la que también se procede a la inauguración oficial de la UIMP. Este año, bajo un sol de injusticia con el currito mileurista, tuvimos overbooking de autoridades oficiales. Afortunadamente, el Parlamento de Cantabria no tuvo la desafortunada idea de poner el debate de orientación política el mismo día que se inagurua oficialmente la UIMP. Algo que ha ocurrido otros años, con las consiguientes idas y venidas de la calle Alta al Paraninfo de la Magdalena.

Un Paraninfo que estuvo especialmente desangelado, con algo más de media entrada, aunque eso sí, iluminado por nuestra pedazo de ministra de Ciencia e Innovación, que hizo las delicias de los enamorados de la mujer estilizada, con gusto por el estilismo, y con un estilo innato que quitaba el sentido. A diferencia de Bibiana Aído a esta mujer le precedía su inmaculado curriculum, lo digo por lo de resaltar su indudable atractivo físico.

A esa ceremonia, en la que recuperamos para el paisaje a algún moscón que usurpa y manosea esta santa profesión y que suele siempre florecer en época estival y uimpera asistieron también El Chiquillo, y el delegado de Gobierno que se han vuelto a reunir esta semana, entre otras cosas, para que Iñigo tenga algo que llevarse a la boca en su segundo año de mandato municipal. Acabarán entendiéndose porque interesa a todos/as.

Tremenda ha estado Rosa Inés, que aunque devorada por una actualidad que no cesa, y que nos tiene ocupados en muchos frentes, siempre deja frases y reflexiones para el recuerdo. Ella tiene su hoja de ruta, y ahora toca vigilar a los que se van a pegar la excursión a Madrid, de Congreso Federal.

Ya saben, los congresos… esos cónclaves donde se hace la ola que no veas, gane tu partido o no.

Y es que en los congresos de los partidos caer en el patetismo… es tan fácil.

Amunt Valencia.

P.D.: Amunt Botín también, que mañana tiene Junta General Arrasadora… y encima en Cantabria, como siempre, aunque la región va como nunca.

Etiquetas: , , , ,

Archivos

Flickr Photos

Selsey Life Boat Station

Petit azuré

Fallen

Más fotos

Top Clicks

  • Ninguna

Blog Stats

  • 44,525 hits