Lo llaman política

Archivo del autor

Las noticias de la mañana me han conmovido con esta entrañable imagen. La he observado con gran nostalgia; por un momento, he llegado a  pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor, será que me voy haciendo viejo. Cuestión, por otro lado,  cierta en cualquier caso. 

             Es evidente que esta fotografía para unos no tiene ni significado ni valor,  otros hasta la despreciarán por lo que políticamente conlleva pero algunos, como yo, la guardaremos en el álbum de los recuerdos con profundo respeto.

 

            Me deja una sensación agridulce: por un lado veo a dos de las personas más importantes de la historia contemporánea española paseando juntos como viejos amigos y por otro, al retratarles de espalda, parece que se despidieran siguiendo el guión de una película  clásica en blanco y negro, sólo le falta la música. Tengo la seguridad de que este será el último documento gráfico que de Suárez podremos ver. ¡Qué dura ha sido la vida contigo, Presidente!

 

            No voy a entrar en valoraciones políticas ni en discusiones ideológicas, no. Hoy me quedo con los recuerdos que de la Transición y de la juventud  me ha traído esta foto.

 

            Gracias Presidente Suárez por aquel vino y aquella dedicatoria, gracias de corazón.

 

 

Anuncios
Etiquetas: , ,

Su  nombre nos trasmitía fuerza, vigor, energía. Imaginábamos un pedazo oso de la de dios, todo ardor, una bestia parda del sexo y por eso nos las prometíamos felices, porque nuestro oso Furaco iba a dejar huella de la raza cántabra  –y lo que no es huella- en las cercanas Asturias, pobladas de atractivas pero recelosas osas.

 

 Los fabricantes de sobaos pasiegos y los envasadores de anchoas, también,  se frotaban las manos ya que merced al vigor obtenido de estos manjares un oso iba a ser capaz de “empujar” como un león y repetir como un conejo. ¡Qué mejor publicidad para sus productos!

 Para qué viagras o  afrodisiacos orientales o cuernos de rinoceronte si con un buen sobao (de comer, me refiero) y un par de anchoas es posible, cual pelayos, repoblar la patria……….. y en esas estábamos, enardecidos y sobrados, cuando por la prensa nos enteramos que nada, que Furaco “na´de´na”. Hubiera dolido menos que España no pasase a cuartos. 

 

Es la peor noticia del año. Ese oso icono sexual y esperanza de Cantabria, como otrora lo fuera Sultan, comedor de anchoas y sobaos ha negado a la mayor. Si, señores, ha reculado. Es una expresión coloquial ¿vale?.

 

 El Presidente Revilla debe convocar un gabinete de crisis –para esta y para la otra, ya que estamos-  que estudie este problema.¿Es el exceso de sobao y anchoa el que produce inapetencia sexual? ¿Su mezcla da lugar a algún componente similar al efecto del bromuro?  De confirmarse, sería la ruina para estos sectores, pues quién se va desayunar unos sobaos con café o meterse en la andorga un  bocata de anchoas con una birra si luego te rehuyen las mozas e incluso llegado el trance tú mismo seas quien renuncie. ¡Qué tragedia!

 

Decía el Presidente Revilla en la presentación del oso a las osas y al resto de los seres vivos que “Furaco no va a fallar”. Y yo me pregunto si lo que en verdad dijo fue que “Furaco no va a follar”. Estos periodistas a veces no toman bien las notas……

 

Saludos cordiales, Quique G.

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , ,
Hace muchos años, cuando aún creía en los Reyes Magos, me contaron que Dios decidía cuándo y cómo nos subía al cielo, que después de morir resucitabas y si habías sido bueno te ganabas la vida eterna a su lado para cabreo del diablo. Con el tiempo las historias y sueños de la infancia chocaron con la cruda realidad: se esfumaron los Magos de Oriente y lo aprendido en la escuela y catequesis comenzó a resquebrajarse como un gigante con pies de barro en mi conciencia.A finales de los 60 la muerte aún se vivía en dentro del hogar; cuántas veces oí aquello de “le llevaron a morir a casa”. Con diez años escuché cómo unos de mis tíos, torturado por el dolor, pedía morirse. Mi abuela apelaba con sus rezos al buen Dios para que se le llevase cuanto antes y dejara de sufrir. Su voluntad se cumplió tras unos largos, larguísimos días de agonía… a esa edad y en esas circunstancias lo que sentí fue miedo. Pasados unos años aquel miedo se convirtió en rabia. ¿Por qué sufrió tanto mi tío Pin? Siempre me he respondido que eran otros tiempos, que la medicina no tenía las soluciones actuales; siempre he justificado su dolor y muerte como algo “normal” en aquella época. Nunca he culpado a Dios de su agonía es demasiado fácil, además de un recurso inútil sobre todo por la falta del respuesta del inculpado.

Estos recuerdos se han agolpado en mi memoria como consecuencia de la petición de eutanasia de Chantal Sebiré, la posición del gobierno francés y el casual sermón del arzobispo de Pamplona en Valladolid.

La solución aportada por el Estado francés –coma inducido hasta la muerte- es hipócrita, un paño caliente que no respondía ni solucionaba el deseo de Chantal. La muerte en ciertas circunstancias es una liberación, es lo que pensamos quienes somos partidarios de la eutanasia y así lo creía Chantal. No obstante, el Estado olvidándose de las libertades individuales, de los derechos más íntimos de la persona niega esta salida a un ciudadano condenado a morir por una enfermedad incurable. ¿Por qué? Nunca he comprendido del todo que se pueda mandar a la guerra, a la muerte, a jóvenes y no se permita morir a quien ya no tiene ningún futuro y además lo desea. Aplicamos la ‘inyección’ por piedad a nuestros animales y nos negamos a dar el descanso a quienes lo piden porque su vida ya no tiene sentido.

Yo respeto la opinión del Arzobispo aunque en absoluto la comparto; y él, por muy representante de Dios que se crea, debe respetar la mía. Decía este hombre de Fe que Cristo miró a la muerte cara a cara y yo le pregunto si acaso no la mira de frente y a los ojos  quien pide morir. No es cuestión de dignidad ni de cobardía, señor Arzobispo, dejémonos de sermones. La vida tiene un principio y un fin; sobre el principio poco podemos hacer pero sobre la salida de este valle de lágrimas, y a pesar de la religión, tenemos mucho que decir y legislar. Dejen hacer uso de la libertad a los hombres, acaben de una vez por todas con la continua injerencia de la religión en la vida de los seres humanos. Bastante dura es la vida por si sola como para que nos estén diciendo permanentemente lo que es bueno o malo, lo que debemos hacer o no. Y, sinceramente, si Dios existe a poco comprensivo que sea seguro que entenderá y perdonará nuestras dudas mejor que ustedes.

En cuanto a la afirmación de que Jesús no tuvo cuidados paliativos en la hora de su muerte finamente diré que es una metedura de pata, la negación del progreso. Con sentencias como esta aún estaríamos en las cuevas muriendo atrozmente por la infección de un uñero… si a usted le place esto aplíquelo a su existencia y deje en paz la del resto, incluido Dios

Etiquetas: ,

Querido Chiquilicuatre,  tu imagen es un homenaje al “chulo-playa”, al macarrilla de piscina, al hortera de la disco. Al verte he recordado a aquellos muchachos de calcetín blanco en los coches de choque,  las cajetillas de tabaco puestas bajo la manga, ahí  en el hombro, pantalones justos y cadenas al cuello, música de las Grecas….. ¡qué años, amigo mío!. Una época casi olvidada en la que Levis o Adidas, y no digo nada si me refiero a Dior, o Armani, eran vocablos ininteligibles para aquellos tipos a los que rindes pleitesía de tan digno modo.  Para qué coño vestir ropas de esas marcas si tenían que tirar la chaqueta al suelo.

     

Ahora que está de moda lo políticamente correcto, ahora que nos la cogemos con papel de fumar (con perdón) apareces tú y deshaces ese fariseísmo que nos invade reivindicando lo grotesco, lo que nos sonroja; gracias amigo por romper esa lanza en favor de aquellos individuos casi extintos. Despreciados por los pijos y odiados por las madres hoy los ensalzas cual ley de la memoria histórica, ¡eres un gallo!.

 

  En plena crisis económica, con la hipoteca mordiéndonos el cuello y la gasolina por la nubes, este pueblo tan maltratado hace gala de su humor ancestral y mala leche y te elige como representante suyo; con un par. Un golpe de estado contra las buenas costumbres y los buenos modos, contra la corriente oficialista de las cosas. Lo que desconozco es si habrá alguna relación entre tu triunfo y el de Zapatero; espero que no porque lo tuyo en su contexto es gracioso, en el ámbito de la política sería una catástrofe.

 Decía que el pueblo te elige, te aclama para llevarnos al triunfo en Eurovisión, no queremos ni Massieles  ni Julios queremos reírnos porque son pocos los motivos que nos dan para ello y tú, amigo mío, hortera y zascandil eres ahora uno de esos pretextos. No decepciones a quienes te han apoyado.

 

Se quejan algunos y alguna de tu vestimenta, de tu peinado ¿iban mejor vestidas Salomé o aquella descalza, cuyo nombre no recuerdo?, ¿acaso era mejor el peluquero de la Misiego o el de Nina?.  No amigo, no. Dicen que nos avergüenzas, que nos desprestigias, que vas a hacer el ridículo y yo te digo que no; que nos vas a provocar una sonrisa, que con tu estilo de chirigota nos has devuelto a un tiempo en que nos interesaba Eurovisión y se demuestra que si nos dejan la armamos, cómo tiene que ser.

    Gracias amigo Rodolfo

   

Es demasiado pretencioso querer gobernar para que la gente “sea feliz toda su vida“, señor Rajoy. De sobra sabe que no lo puede cumplir por dos razones básicas:

La primera es que la felicidad es un estado temporal condicionado por las circunstancias que rodean a la persona  y el propio individuo.

La segunda es que sería usted una especie de dios cuestión por un lado imposible y por otro perjudicial para la fe ya que aumentaría alarmantemente el número de descreídos. Además no se lo recomiendo porque  a los dioses los mortales tenemos la mala costumbre de crucificarles.

 Perdóneme, señor mío, pero considero que los políticos están para gestionar, administrar y legislar, lo de repartir amor y felicidad, por fortuna, no está al alcance ni de su gobierno ni del de nadie, incluyendo a la Conferencia Episcopal. Solo cierta marca de tampones se puede permitir un acercamiento a tal estado y nada más que en ciertos días.

Ustedes, los aspirantes a presidente, cuando llegan al gobierno, tienen la obligación de sentar las bases, de poner en marcha los mecanismos, de garantizar y de hacer lo imposible para que en este país, llamado España, el individuo pueda desarrollarse completa y libremente, punto.  Las garantías mínimas para la subsistencia, la sanidad y la educación forman parte del Estado de Bienestar; por cierto, ganado a pulso por los españoles y no concedido “generosamente” por los políticos.   Si esto es una novedad en un programa electoral creo, sinceramente, que hemos tocado fondo. Ya no podemos caer más bajo. 

 Me ha llamado mucho la atención su recurso poético sobre la niña que apela más a la emotividad y que a la razón, esta se ha quedado un tanto al margen en esta campaña. No se si pretendía generar polémica o no dar muchas explicaciones sobre propuestas concretas, en ambos casos lo ha conseguido; mis felicitaciones. Yo, señor mío, tengo dos niñas y como usted quiero lo mejor para ellas pero ante todo quiero que tengan libertad, libertad para elegir:

– Deseo que puedan crear el tipo de familia que quieran. Aunque a mí no me guste se que debo respetar su decisión y ayudarlas lo máximo posible. ¿Usted  respeta la de su niña?.

– Deseo que aprendan cuanto más mejor, sin que en su enseñanza interfieran adoctrinamientos religiosos y/o políticos. Ya ve, voy un poco más lejos que usted.

  Deseo que como mujeres tengan el derecho de decidir sobre su cuerpo, sí me refiero al aborto, sin que nadie lo haga por ellas. De paso, y como de su cuerpo se trata, deseo que  puedan decir el momento y el cómo de su muerte.

Y sobre todo deseo que vivan en un país donde ningún político, por muy listo que se crea y por los muchos orgasmos que produzca, pueda dirigir la vida de los ciudadanos. ¡Qué pena, queda un solo día y no se a quién votar!

Etiquetas:

Archivos

Flickr Photos

Top Clicks

  • Ninguna

Blog Stats

  • 44,568 hits